viernes, 15 de junio de 2018

León


¿Sabías que un león es capaz de cazar ratones? Pero si lo hiciese moriría de hambre.

El problema es que usa la misma energía para cazar un ratón que para cazar una gacela, pero el ratón no le da el alimento necesario para sobrevivir.

Lo mismo nos pasa a nosotros cuando dedicamos tiempo a personas que no suman, cuando damos demasiada importancia a problemas del día a día o cuando luchamos por objetivos poco ambiciosos.

Así que no dediques tu tiempo a quien no lo merece, no des importancia a problemas cotidianos, no luches por objetivos pequeños.

Deja de perseguir ratones.

viernes, 20 de abril de 2018

¿Qué hago con mis ahorros?

Para empezar me gustaría dar mi punto de vista sobre cómo ahorrar. La mejor manera es el día 1 de cada mes, cuando llegan todos los recibos, realizar una transferencia periódica en la que “pagar” también el ahorro y vivir el resto del mes con el excedente. Y no gastar durante todo el mes y ahorrar lo que sobre, que suele ser: nada.

Para saber cuál es la mejor manera de invertir ese ahorro, primero hay que analizar la rentabilidad histórica de los distintos activos.

Rentabilidad real activos USA (1802-2012)
Fuente: Stocks for the long run, Jeremy Siegel. Invirtiendo a largo plazo, Francisco García Paramés.

La mejor opción para rentabilizar nuestro ahorro es invertir a largo plazo en una cartera diversificada de acciones.

A simple vista tiene lógica ya que si mantenemos el dinero en efectivo no estamos haciendo nada con él, por lo que pierde valor con la inflación.

Si lo invertimos en bonos o depósitos lo que hacemos es, únicamente, cobrar por dejar nuestro dinero a otra persona.

Y la mayor rentabilidad la obtenemos al invertir en acciones ya que, en este caso, nos convertimos en copropietarios de proyectos empresariales y nos corresponden parte de los beneficios futuros que se generen.

Cuando cuento esto, mucha gente me dice: “¿y los pisos?” Pues bien, veamos un estudio de los precios de la vivienda.

Precios vivienda USA (1950-2012)
Fuente: Jeremy Siegel, 2015. Invirtiendo a largo plazo, Francisco García Paramés.

Los inmuebles son activos fácilmente replicables que –a largo plazo– mantienen la inflación, pero no son rentables en términos reales.

Además, tienen una serie de desventajas frente a las acciones: mayores impuestos, costes de mantenimiento/renovación, iliquidez, etc. La rentabilidad mejora si se alquila pero hay que asumir problemas como inquilinos que no pagan, desperfectos, incertidumbre regulatoria, etc.

Aquí el comentario siempre es: “¡pero las acciones tienen mucho riesgo!” Y yo les cuento el siguiente ejemplo:

BMW 2007-2009

Una bajada del 75% en una empresa líder, con un dueño detrás y sin deuda. ¿Qué pasó después?

BMW 2007-2018

Una subida de más del 500% en los siguientes 9 años.

La volatilidad nos permite comprar buenos negocios a precios razonables. En cambio, riesgo es la probabilidad de sufrir una pérdida irreversible (p.e. Banco Popular).

En bolsa hay miles de empresas, algunas como BMW y otras como Banco Popular, el trabajo de un buen gestor es encontrar las primeras y evitar las segundas.

“¿Y cómo invierto en acciones?” Pues puedes hacerlo tú mismo, si tienes el tiempo y los conocimientos, o encontrar un buen gestor de fondos de inversión y que lo haga por ti.