viernes, 8 de febrero de 2019

Warren & Charlie. 1996 Sesión de tarde

Estas son mis notas de las conferencias anuales de Berkshire Hathaway.

Los negocios extraordinarios no necesitan una buena directiva. En cambio, los malos negocios solo pueden tener éxito, o simplemente sobrevivir, con una directiva extraordinaria.

Hay grandes diferencias entre directivos. Los CEOs no son elegidos como el equipo olímpico, no tienes la misma homogeneidad de máxima calidad que tienes con los atletas. Hay CEOs excepcionales, como Bill Gates, y CEOs mediocres. Se puede identificar al que hace un gran trabajo. Si alguien dice: “un consultor ha venido y le ha dicho cómo hacerlo”, nos ponemos a temblar. También miramos su actitud respecto a los accionistas, que dista de ser homogénea.

Diversificar es una protección frente a la ignorancia. No tiene sentido para quién sabe lo que está haciendo. Si sabes analizar y valorar empresas, es una locura tener 50 acciones o 40 o 30, no hay tantos negocios extraordinarios que sean entendibles para una sola persona. No tiene sentido poner dinero en la idea 30 en lugar de poner más en tu mejor idea. Las grandes fortunas de este país no se hicieron con una cartera diversificada de 50 empresas, se hicieron gracias a un negocio extraordinario. Coca-Cola es un ejemplo de ello, creó muchas fortunas y no hay 50 Coca-Colas, no hay 20. Una cartera con tres negocios excepcionales es mejor (y más segura) que una cartera con 100 empresas. Si encuentras tres negocios extraordinarios en tu vida, te harás muy rico.

Charlie: La mayor parte de lo que se enseña en las clases de finanzas no tiene sentido. Hay un montón de letras griegas y cosas que te hacen sentir que estás jugando en primera división pero no sirven de nada.

La cantidad de gente empleada en el sector agrícola se ha reducido drásticamente en los últimos 150 años, eso ha permitido a muchas personas hacer otras cosas. Obtener la misma producción con menos gente empleada es positivo para la sociedad, aunque es duro para la persona que se queda sin trabajo. La sociedad debe evolucionar pero también debe hacerse cargo de las personas afectadas.

Charlie: No conozco un negocio que se haya arruinado por haber reducido demasiado los gastos. Sin embargo, te podría nombrar uno tras otro que ha tenido problemas por tener demasiados gastos superfluos, exceso de personal, etc. Se ha puesto de moda decir que reducir gastos está mal. Lo que está mal es dejar que los gastos aumenten hasta el punto en el que toca recortar de forma drástica.

He vivido, al menos, una docena de periodos en los que parece que nunca más habrá oportunidad de comprar acciones a buen precio. Las oportunidades siempre llegan.

El que venda seguros a precios demasiado bajos lo pagará en el futuro. En Berkshire estamos dispuestos a esperar el tiempo que haga falta, pero otras empresas tendrán la tentación de actuar. Es muy difícil escribir a tus accionistas diciendo: “este año no se han dado las condiciones así que no hemos hecho nada”. En Berkshire le hemos prometido a todo nuestro personal de seguros que no habrá despidos por una caída en las ventas. No queremos que nuestros empleados se sientan obligados a vender a cualquier precio. Nos podemos permitir un poco de personal extra en el momento bajo del ciclo, pero no nos podemos permitir vender seguros a precios demasiado bajos. Es como en la inversión, si sientes la obligación de hacer algo todos los días, cometerás muchos errores.

GEICO es diferente, al ser el operador de bajo coste en un mercado tan grande como el de seguros de automóvil, puede crecer en cualquier entorno de mercado.

No esperes a una recesión para comprar un negocio extraordinario. Uno que se vaya a mantener extraordinario 30 años. Si va a aguantar 3 años, no es extraordinario. Si lo has encontrado, a menos que el precio sea ofensivo, cómpralo. Son demasiado difíciles de encontrar.

Imagina que el dueño del mejor negocio de tu ciudad te dice: “mi hermano acaba de morir y busco a alguien que compre su parte del negocio”. ¿Qué haces? Si te gusta el negocio, te gusta la persona que lo dirige y el precio te parece razonable, lo mejor es comprarlo.

Si las acciones cotizaran una vez al año, las decisiones de la gente serían más inteligentes.

Nuestros negocios son fáciles de predecir. Suelen ser negocios sencillos en los que no va a haber cambios importantes. Gillette gasta mucho más que sus competidores para mejorar el producto, tiene la distribución, tiene la credibilidad de que si saca un producto nuevo será de calidad. Es muy difícil construir algo así y, una vez se tiene, es muy difícil destruirlo. Sabemos cómo estará la industria del afeitado en 20 años. Microsoft es una compañía sensacional, pero no tenemos ni idea cómo va a estar en 20 años. ¿Para qué apostar por cosas complicadas cuando podemos apostar por lo sencillo?

Dentro de 10 años ¿qué lugar en la mente de miles de millones de niños y padres tendrá Disney y sus personajes respecto a la competencia? Lo llaman cuota de mercado pero, en realidad, es cuota de mente. Si tengo que apostar sobre quién tendrá un lugar especial en la mente de niños y padres dentro de 10 años, apuesto por Disney.

Charlie: Ayuda hacer los cálculos. Supongamos que, dentro de 20 años, hay mil millones de niños de clase media. Disney puede ganar unos 10 dólares por año y por niño. Son números enormes. No sé los vuestros, pero mis nietos quieren ver Disney. Y lo quieren ver una y otra vez.

Además es genial poder reciclar Blancanieves. Cada 7 u 8 años llegas a un grupo diferente de niños. Es como tener un pozo de petróleo que se rellena.

Otro positivo es que Mickey no tiene representante. Mickey es tuyo. No negocia, no viene diciendo “mira qué famoso soy en China, quiero cobrar más”.

Durante nuestra carrera como inversores, Charlie y yo hemos visto cientos de empresas sobrevaloradas, incluso fraudes. Siempre ha pasado y siempre pasará. Alguna vez, fruto de nuestra inocencia, intentamos ponernos cortos y es muy complicado incluso cuando el fraude es obvio. No es complicado identificar los fraudes, lo complicado es hacer dinero con ellos.

No seguimos los índices, ni los PER de mercado ni nada de eso. No intentamos predecir el mercado, solo queremos encontrar negocios extraordinarios.

¿Dónde ponemos la liquidez? Somos muy selectivos, buscar un 0,5% extra de rentabilidad te puede causar muchos problemas. La mayor parte está en Treasury Bills y podemos tener algo de papel comercial de alguna empresa concreta. Nunca nos verás buscando un 0,2% extra con nuestra liquidez. Recuerdo la quiebra de Penn Central, pagaba 0,25% más que otros comparables y un día, pese a tener un patrimonio neto de 1.500 millones de dólares, se quedó sin liquidez y quebró.

Los mejores negocios no necesitan capital. Es decir, no necesitan dinero extra para aumentar el volumen de ventas.

Una stock option debe tener en cuenta el coste del capital. Si la empresa retiene parte de los beneficios y le das a los directivos opciones a 10 años con un precio fijo, simplemente acumulando los beneficios en la cuenta corriente, ganarán dinero. Si Charlie y yo tuviéramos opciones de Berkshire (no va a pasar pero no sería ilógico ya que tenemos responsabilidad por todo el negocio) la manera justa de hacerlo sería fijar un precio igual al valor intrínseco actual del negocio (sin importar el precio de mercado) y que ese precio suba cada año a una tasa equivalente al coste del capital.

Charlie: Si eres un pato flotando en un estanque y empieza a llover, empezarás a subir. Al cabo de un tiempo puedes pensar que eres tú y no la lluvia.

(Libros) Siempre me ha gustado leer biografía. De inversión recomiendo: "El invesor inteligente" (Capítulos 8 y 20). "Acciones ordinarias y beneficios extraordinarios" y "Paths to wealth through common stocks" de Phil Fisher. Y "The money masters" de John Train.

Mis 3 principios de inversión son los que explica Graham en el "El inversor inteligente": 1) Piensa en ser propietario de negocios y no comprar papelitos que suben y bajan de precio. 2) Ten la actitud apropiada frente a los movimientos de mercado. 3) Margen de seguridad. Si conduces un camión que pesa 9.800 kilos no cruces por el puente que dice “Máximo 10.000”, busca uno que diga “Máximo 15.000”.

Charlie: Warren habla de descontar flujos de caja pero nunca le he visto hacerlo. Si no es obvio que la inversión va a funcionar, la descarta.

Charlie: Desear un millón de dólares sin dar algún paso tangible es la actitud equivocada. No es como nosotros conseguimos nuestro primer millón.

Charlie: Me gusta un poco de intervención del Estado para reducir la desigualdad, pero odio cualquier tipo de ayuda para algo que pueda ser fingido. Porque entonces la gente miente, las mentiras se extienden y la civilización se deteriora. Si dependiera de mí, la compensación por estrés sería cero, no porque no haya gente que sufra estrés, sino porque no hay manera de diferenciar el real del fingido.

Los bancos pueden ser muy buen negocio si están bien dirigidos, solo tienen que evitar hacer estupideces. Es como invertir, no hace falta hacer cosas inteligentes, basta con evitar las estupideces.

Intentamos comprar cosas que tengan sentido, si un año aparecen muchas compraremos muchas y si no hay ninguna no compraremos ninguna.

Siempre hemos estado interesados en negocios que generen float, que generen efectivo en lugar de necesitarlo. Aunque no nos gusta la aseguradora media ya que el float acaba saliendo demasiado caro.

Tengo la regla de leer todas las memorias anuales que puedan hacer mejorar mis conocimientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario